nukupuk

¿Y por qué una pajarita?

¿Y por qué no? Desde que prestamos atención a nuestra forma de vestir y buscamos la belleza frente al espejo, las corbatas de lazo o pajaritas han sido un complemento perfecto para dotar de elegancia a cualquier look más allá de su primera funcionalidad para cerrar la abertura de las camisas. Nudos y lazos con estilo que comenzaron a utilizarse en el siglo XVII por parte de algunos soldados europeos durante las batallas y que han ido evolucionando en sus formas y materiales hasta convertirse en las criaturas con alas y vida propia de Nukupuk.

Y es que las pajaritas clásicas de tejido de pañuelo atadas al cuello con un nudo se han adaptado a los nuevos tiempos y se han convertido en complementos de moda con personalidad propia, capaces de transformar una camisa que pasaría desapercibida en una camisa rebosante de estilo y buen gusto.

Han ido evolucionando en sus formas y materiales hasta convertirse en las criaturas con alas y vida propia de Nukupuk.

En todo este tiempo, si la calle y las pasarelas han sido escenarios perfectos para sacar a pasear las pajaritas; el cine ha sido su gran aliado, ayudando a inmortalizarlas en la memoria colectiva de la mano (mejor dicho, del cuello) de personajes tan icónicos como el agente 007 James Bond, Rick de Casablanca o Annie Hall. Hoy, aliadas de la moda y de las tendencias más modernas, las pajaritas completan la imagen de quienes no se conforman con ir como los demás.

Y al igual que los materiales se reinventan para ser mucho más sostenibles y respetuosos con el medio ambiente, con maderas, fieltros o metales, las formas también lo hacen. Inspiradas en la estética del arte del origami japonés, las pajaritas de Nukupuk van a la esencia del diseño para reinventarlo y construir mediante un juego de aristas todo un concepto creativo. Pajaritas elegantes para las ocasiones especiales pero también pajaritas gamberras para el día a día, como originales complementos unisex; porque ya no hace falta llevar un esmoquin para querer abrocharte hasta el último botón de la camisa…